Un desconsolado caballo se despide de su amado dueño

El amor incondicional que poseen los cachorros por los dueños es incomparable. Aunque, no son los único animales que tienen este sentimiento hacia los humanos, porque los caballos también suelen tener una relación estrecha y amistosa con sus propietarios.

El caballo Sereno y su dueño Wagner Figueiredo, eran inseparables, pasaban juntos todo el día por toda la ciudad, donde el dueño trabajaba y Sereno lo acompañaba.

Pero Wagner tuvo un trágico accidente automovilístico, lo que produjo una gran conmoción y tristeza entre los vecinos y los que lo querían.

En su funeral se aglomeró mucha gente, que iba a darle el último adiós. Sin embargo, algo los sorprendió y captó la atención de todos los presentes, su amigo, el caballo Sereno, fue a la despedida.

Este cabalo se llenó de tristeza al saber que no volverá a ver a su dueño. Por lo que, apoyó su cabeza sobre el ataúd y su rostro mostró toda la elocuencia se su pesar.